Probamos el Kia Sportage 2.0 CRDi 136 CV 4x2

El Sportage es por méritos propios uno de los SUV más deseados, sus 7 años de garantía, su agraciado diseño y la buena oferta tanto de equipamientos cómo de motores.

Hoy pasa por nuestras manos seguramente la versión más equilibrada, la que equipa el 2.0 CRDi turbodiesel en su versión de 136 CV con tracción delantera.

Su gran enemigo es el Nissan Qashqai, al que supera en habitabilidad gracias a su super longitud, 4,48 m, casi 15 centímetros más. En cuanto a comportamiento, están muy parejos, siendo algo más cómodo el Kia.

En cuanto a equipamiento, nuestra unidad de pruebas era el acabado GT Line con casi todo lo imaginable de serie, llantas de aleación de 19 pulgadas, Navegador, cámara de visión trasera, equipo de sonido, Climatizador bizona, pantalla LCD de buen tamaño,...

El interior tiene una buena calidad y materiales de mejor presencia y tacto, con una buena habitabilidad, asientos de buen tamaño y que sujetan bien nuestra espalda. El nivel GT Line lleva detalles metalizados (molduras, pedales…) y el volante levemente achatado por abajo. El cuadro mantiene la instrumentación analógica, con un amplio “display” central, que se suma a la pantalla multifunción de la consola (orientada en 10º al conductor), táctil y de buen tamaño (8 pulgadas) con un interfaz muy intuitivo.

Detrás dispone de un buen acceso y espacio, no está pensado para tres adultos, pero si para que dos disfruten de un elevado confort de marcha.

El maletero cubica 503 litros, uno de los mayores de su clase. Si necesitamos algo más de capacidad de carga, podemos plegar los asientos traseros (60/40) y conseguiremos un volumen de carga de 1.480 litros.

El motor destaca por su suavidad y bajo nivel de ruido, más que por unas prestaciones destacadas o unos consumos de récord. Este 4 cilindros de 1.995 cc diesel de inyección directa y turbo de geometría variable, se asocia a la tracción delantera y cambio manual de 6 marchas. Dispone de una potencia de 136 CV a 4.000 rpm con un par máximo de 38 mkg entre 1.500 y 2.500 rpm. La mayor pega del conjunto viene por parte de una caja de cambios de desarrollos bastante largos (una moda en el segmento) que impide que el motor trabaje a gusto. Respecto a la respuesta a bajas revoluciones, la elevada cilindrada le confiere una mejor respuesta que otros modelos de menor cilindrada.

El sistema “stop & start” es bastante suave y ayuda a bajar unas décimas el consumo, que se sitúa en la media del segmento, con unos correctos 6,7 litros a los 100 kilómetros.

Las prestaciones no son de deportivo, pero encajan con la filosofía familiar del modelo, ya que pasa de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos y tiene una velocidad punta de 186 km/h.

En movimiento nos regala un buen equilibrio entre confort y eficacia, con unas reacciones siempre muy sanas y sin sorpresas. La suspensión destaca por su bien filtrado de las irregularidades del firme.

Al volante el comportamiento es eficaz, cómodo pero firme, transmitiendo seguridad al conductor, balancea poco y la dirección aunque poco informativa, es precisa. En zonas viradas, sin ser deportivo se mueve bien y es bastante estable.

En ciudad es un coche suave y cómodo de llevar, es ágil y fácil de estacionar.

En autopista se comporta muy bien, permitiendo devorar kilómetros sin cansancio

Valoración Final

El precio del modelo probado es algo elevado, 33.000 euros, aunque actualmente hay una importante campaña de descuentos que lo deja en unos apetecibles, 27.000. Este motor de momento solo está asociado con el acabado GT Line con tracción delantera o total, si nuestro presupuesto es más ajustado, el 1.7 CRDi 115 CV 4x2 cuesta casi 5.000 euros menos con unas peores prestaciones y un equipamiento no tan rico, pero muy bueno.. Aunque si llegáis, este nuevo motor de 2 litros es muy recomendable. No nos extraña que se venda tan bien este Sportage.

Related items

Probamos el Nissan Leaf 40Kw

Nissan sin duda lidera la carrera eléctrica dentro del mundo de la Automoción, por mucho que otras marcas hablen mucho, los Japoneses llevan una década con un coche en el mercado, que es una fuente de información impagable.

Probamos la Peugeot Traveller 4x4 Dangel

Las versiones con tracción total de las Furgonetas ya hace tiempo que llegaron al mercado, pero estas cada vez son más lujosas y vienen a cubrir el hueco que poco a poco van dejando los monovolumenes grandes, que tristemente están en vías de extinción.

Probamos el Skoda Karoq 1.0 TSI 115 CV DSG

La entrada de Skoda en el segmento de los SUV ha sido de todo menos tímida, cierto es que el Yeti fue su primera toma de contacto, pero ahora con el Karoq y el Kodiaq, sus armas están a la altura de los mejores.

Probamos el Skoda Spaceback Montecarlo 1.0 TSI DSG

El compacto de Skoda que hoy pasa por nuestras manos es de los modelos que ofrecen más confort y espacio del mercado, pero en cambio no tiene su merecido espacio en las listas de ventas.

Probamos el Opel Insignia GSI 4x4 Aut8 260 cv

 

Opel ha hecho renacer las siglas míticas GSI y además lo ha hecho en un coche que sin duda es digno de ellas.

Probamos el Toyota Yaris Hybrid

 Hoy probamos un auténtico outsider, el único vehículo urbano híbrido desde la desaparición del Honda Jazz.

Probamos el Seat Alhambra TDi 184 DSG

El Alhambra, junto con su gemelo de Volkswagen, el Sharan, son según nuestra humilde opinión los monovolúmenes grandes más equilibrados de la actualidad, con una gama de motores y posibilidades de equipamiento muy amplias y un comportamiento y facilidad de conducción muy por encima de la competencia.

Probamos la Volkswagen Caddy Tsi 102cv.

La Caddy es un clásico del mercado de las furgonetas, aunque realmente es lo que los franceses llaman multispace, un vehículo polivalente, con el que transportar personas y carga en un tamaño bastante contenido y un peso muy ligero.

Megabanner Inferior